Todos tenemos un amigo que se encarga de poner la música en cada reunión y se atribuye el título de deejay, tal vez en serio pero en charla. Por eso, y por otras razones, el concepto de disc jockey se ha banalizado entre la gente del común. El DJ es un profesional formado e indispensable en cada espectáculo; el DJ llega a ser el espectáculo.

Entre todos los conceptos errados que se tienen sobre los deejays, hay 5 tan comunes, que sería otro error no aclararlos:

1. PARA SER DJ HAY QUE SER POPULAR O ATRACTIVO.

Aunque parezca mentira, la idea que reina en la mente del público general es que el DJ es ese personaje atractivo y buena onda con auriculares que va poniendo las canciones que le han pedido previamente en una servilleta desde una mesa. Pero no todos los deejays animan fiestas, algunos permanecen en la clandestinidad de su estudio todo el tiempo, no todos son populares, se hacen populares por ser talentosos, no todos tienen cara agradable, algunos prefieren tocar enmascarados.

2. EL DJ SABE DE MÚSICA PERO NO ES MÚSICO.

Debe saber de música para hacer todo lo que hace y debe ser músico para hacer bien eso que hace. Como cualquier músico, el deejay tiene un instrumento, que, como en casi todos los casos, puede ser análogo o digital. El deejay debe ser exacto con los tempos, contundente en las entradas y las caídas, impecable en las mezclas, afinado en los tonos y adecuado en la selección de los ritmos. Además, como cualquier músico, se puede especializar en un estilo, en un género, en un instrumento, en una tendencia…

3. UN DJ SOLO PINCHA DISCOS.

Nada más alejado de la realidad que pensar en la tarea de un disc jockey como un selector de canciones. Para eso existen las listas de reproducción en los reproductores musicales de los diferentes dispositivos; el DJ debe leer la energía del público para ganar su atención, debe manejar el ritmo del set para conmover y hacer reaccionar a quien lo escucha, debe ser la orquesta que se roba el show.

4. LO HACE TODO LA MÁQUINA.

La tecnología ha facilitado algunas cosas a la hora de practicar las diferentes técnicas en las que se puede desempeñar un deejay, pero sin el conocimiento necesario, la habilidad adquirida y la práctica, los equipos más caros quedan sirviendo para nada. Hay que saber usar los aparatos y el software, hay que tener conocimientos mínimos de sonido, edición, mezcla, producción y hasta ejecución de otros instrumentos.

5. CUALQUIERA PUEDE SER DJ.

Cualquiera puede ser astronauta, también. Cualquiera puede amaestrar leones, cualquiera puede ser millonario, pero no todos lo logran. Como cualquier profesión requiere de preparación y dedicación, además por ser un arte, exige algo de constancia y motivación. Requiere inspiración, técnica, conocimiento, estilo propio y carisma, porque cualquiera puede poner canciones, pero no cualquiera es el alma de la fiesta.