El conocimiento es un bien intangible y bastante valioso que hoy en día equivale a poder, se puede acceder a él de muchas maneras y así cada quién elige cuál es la indicada, pero hay unas maneras para lograr que el conocimiento sirva de llave social, además de llenar el intelecto. Uno puede saber gracias a la experiencia, haber vivido y haber aprendido de lo que vivió; uno puede saber gracias a la experiencia ajena, haber escuchado o leído lo que alguna vez alguien vivió; pero uno también puede saber gracias al conocimiento de otros y la experiencia propia: leer, escuchar y ver lo que otros saben para vivirlo en carne propia y así lograr adquirir el conocimiento por todos los medios posibles.

Esto último es lo que intenta hacer la academia, asegurar que el conocimiento llegue a donde debe llegar de maneras adecuadas. Por eso es que formarse es complicado, porque requiere de esfuerzo, dedicación, constancia y una inversión de dinero, en muchos casos. Pero ese esfuerzo se ve retribuido en un mejor puesto, un mejor salario, acceso a más oportunidades laborales y profesionales y, en resumen, estatus social y bienestar personal. El conocimiento es poder, definitivamente, pero solo cuando se certifica. De nada sirve saber y no poderlo demostrar, de nada sirve tener el conocimiento y no la certificación, al menos no ahora, donde cada empresa y cada proyecto debe evidenciar la preparación de su personal.

En el mundo de la música no funciona diferente, incluso siendo un virtuoso se debe demostrar el conocimiento para poder hacer parte de ciertos proyectos, y aunque algunos vean a la certificación como un mero requisito, la verdad es que sirve más tenerla que no tenerla. Y cuando la certificación rige a nivel internacional, cuando el nivel educativo es estandarizado a lo largo del globo, certificarse se va convirtiendo más que en una simple prueba y pasa a ser el boleto de entrada a la globalización. Tener certificación internacional es poder trabajar en cualquier parte del planeta sin preocuparse por homologar algunas asignaturas.

Avid, la empresa más importante en desarrollo de software y hardware para el tratamiento del audio y el video, está certificando a miles de personas en sus productos a lo largo del planeta por medio de sus aliados (Avid Learning Partners – ALP), capacita y certifica que cada persona que recibe el aval internacional de Avid, es capaz de manipular eficientemente el producto en el cual se certificó. En Colombia, actualmente hay únicamente cinco ALP, estando ubicadas cuatro en la capital y una sola en Antioquia; y es la Escuela de Audio y Sonido de Colombia.

Si te interesa la certificación internacional en productos Avid, ¡esta es tu oportunidad! Sigue pendiente de las redes para que te enteres de la apertura de los cursos, las certificaciones y los descuentos. Para más información, comunícate a nuestro PBX (4) 333 33 79, háblanos al WhatsApp: 319 240 26 81 o ingresa en nuestro sitio web www.eas.edu.co